LOS MEDICAMENTOS TROMBOLÍTICOS

Una de las novedades más útiles y frecuentes en la Medicina Moderna, es el uso de los Trombolíticos, estos son una clase de Fármacos, que se pueden utilizar para destruir los coágulos de sangre, que de otra forma, podrían ser mortales para el paciente.

 

El uso de estos medicamentos,  proporciona una asistencia farmacéutica necesaria para deshacer los coágulos de sangre en el cuerpo humano, y la prevención de daños extremos, como podría ser un ataque al corazón o ciertos tipos de accidentes cerebrovasculares.

 

En ambos casos citados, un pequeño coagulo, puede limitar el flujo sanguíneo a los Sistemas del Cuerpo Humano de forma absolutamente vital, causando un daño potencialmente permanente en el sujeto o un gran debilitamiento.

 

Los agentes trombolíticos, pueden considerarse como una herramienta médica muy potente y de un gran valor científico.

 

Actualmente, el uso de estos fármacos, pueden ser considerados como muy útiles, para salvar la vida de determinados pacientes, pero igualmente pueden presentar riesgos graves, para aquellos sujetos que sean tratados de forma inadecuada o simplemente que reaccionen mal, ante esta medicación.

 

Ordinariamente, hay algunos enfermos, que no van a reaccionar ante la presencia de estos agentes anticoagulantes de forma muy correcta, haciendo que puedan ser sufridas embolias, infartos u otros problemas sanguíneos.

 

La existencia de un derrame cerebral, puede ser un potencial efecto secundario de los mismos.

 

Pero a pesar de que pueden ocurrir hemorragias asociadas a estos medicamentos, los mismos, se aplican normalmente con carácter local. Como estos fármacos sirven para destruir los coágulos de sangre, hay que utilizarlos con prudencia, puesto que también pueden desencadenar, un Accidente Cerebro Vascular de tipo hemorrágico, que es la segunda causa principal de daño cerebral.

 

Es posible que debido a los tratamientos anteriores, el paciente haya desarrollado una alergia a este tipo de medicamentos, que pueden causar grandes efectos secundarios adversos, cuando se vuelven a reintroducir.

 

Si este es el caso, el Médico tiene que saber y reconocer, que el uso de estos fármacos, no es la mejor arma, en el curso de su tratamiento.

 

Se debe tener en cuenta en estos casos, que la inflamación asociada con las alergias pudiese conllevar más adelante, un tratamiento muy delicado para este tipo de situaciones.

 

Todo esto debe ser algo, que los profesionales de la salud son perfectamente conocedores y que deben de aplicar con total y absoluta prudencia.

 

Fdo: José Alberto Andrío Espina

 

aa-indemnizaciones.com

Esta entrada fue publicada en Negligencias con Fármacos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


+ nueve = 13

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>